Un estudio revela como procesan las plantas la información para sobrevivir PDF Imprimir E-mail

Investigadores del Helmholtz Zentrum München y la Universidad Ludwig-Maximilians (LMU), en Alemania, han descubierto nuevos datos sobre cómo las plantas procesan la información sobre su entorno. Esto brinda un nuevo potencial a las estrategias para proteger los cultivos y aydarlos a prosperar en tiempos de sequías crecientes.

Las plantas deben integrar constantemente información sobre la disponibilidad de agua y nutrientes o sobre la presencia de patógeneos para producir frutas y semillas para la reproducción, muy utilizadas para el consumo humano. Dada la creciente amenaza de sequías y los requisitos de protección sostenible de las plantas, es importante comprender mejor los mecanismos moleculares detrás del procesamiento de la información de las plantas.

Hasta ahora se sabía que diferentes hormonas vegetales desencadenan vías de señalización melecular que dan como resultado trasiciones en el desarrollo, como la maduración de la fruta o la respuesta a la sequía. Si bien las vias de señalización están bien estudiadas, sigue siendo un enigma cómo funciona exactamente el intercambio de información entre ellas.

Ahora, el grupo de investigación ha trazado la red de proteínas meleculares de las plantas probando experimentalmente más de 17 millones de pares de proteínas para detectar interacciones físicas utilizando una tubería robótica de última generación combinada con los útlimos métodos bioinformáticos.

La red de más de 2.000 interacciones proteicas observadas se analizó utilizando enfoques matemáticos bioinformáticos a partir de estadísticas y teoría de gráficos para encontrar las vías de señalización y los posibles puntos de intercambio de información. De esta manera, los investigadores identificaron cientos de estos puntos que no se conocían antes.

Luego, mediante el uso de pruebas genéticas, podrían demostrar que todos los puntos de intercambio de información probados entre proteínas que se creía que funcionaban en rutas de señalización únicas, de hecho, organizan la coumicación entre diferentes rutas.

"Esta fue una de las nuevas ideas más sorprendentes de este estudio: la mayoría de las proteínas funcionan en múltiples vías de señalización. Además, en contraste con los análisis de un solo gen, nuestros resultados revelaron el alto grado en que diferentes vías están entrelazadas física y funcionalmente. Creemos que este es un principio fundamental y debemos prestarle más atención ", destaca la doctora Melina Altmann, primera autora del estudio.

Por su parte, el profesor Pascal Falter-Braun, director del Instituto de Biología de Red y profesor de LMU agrega que "esta idea podría abrir nuevas estrategias para el desarrollo biotecnológico o el mejoramiento de plantas para abordar los desafíos del cambio climático en la agricultura. Podríamos ser capaces de redirigir la información en cultivos de tal manera que las plantas requieren menos fertilizantes o pesticidas o puedan llegar a ser más resistentes contra las sequías", aventura.

Fuente: EuropaPress
 
 
Proponen un método para evaluar el impacto ambiental del riego en la agricultura PDF Imprimir E-mail
Un equipo del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla (IRNAS), dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha propuesto un nuevo método para evaluar con precisión el impacto ambiental y la rentabiliad económica del riego en la agricultura.

El método consiste en la definición de indicadores que pueden servir como referencia para las mediciones, creados a partir de conceptos ya conocidos y fundamentales en la gestión del agua.

Esta investigación ha aparecido recientemente en Agricultural Water Management, según un comunicado difundido este martes por el CSIC.

El autor principal del estudio, José Enrique Fernández, investigador del IRNAS, ha explicado que la iniciativa surgió por la observación de una falta de consenso respecto a la definición y uso de conceptos fundamentales sobre la gestión del agua para uso agrícola, como la eficiencia de uso del agua, la productividad del agua consumida por el cultivo y la huella hídrica, lo que "da lugar a resultados dificilmente comparables, cuando no erróneos".

En la investigación, en la que también ha participado la Universidad de Cartagena, los autores no sólo aclaran la definicón y uso correcto de esos conceptos, si no que a partir de ellos proponen indicadores para el análisis de la viabilidad económica de plantaciones frutales en regadío.

Con este estudio, que ha supuesto una amplia revisión bibliográfica, se "mejora el corpus teórico del uso del agua en la agricultura y se provee de una herramienta fiable para la cuantificación de la rentabilidad de plantaciones frutales ante posibles escenarios de falta de agua o de suelo, por lo que constituye una valiosa aportación para la toma de decisiones en la agricultura de regadío", ha asegurado Fernández.

Uno de los conceptos más controvertidos es el de huella hídrica y los términos de agua azul, verde y gris relacionados con ella.

En la investigación, el profesor Francisco Alcón, de la Universidad de Cartagena, propone un método para el análisis de la rentabilidad de la plantación, que incluye el análisis de escenarios previstos ante al cambio climático.

Lo que hace este estudio, según Fernández, es aclarar aspectos y controversias y definir indicadores correctos para la evaluación del impacto ambiental y económico del riego.


 
 
Proyecto LIFE AMDRYC4 PDF Imprimir E-mail

El proyecto europeo LIFE AMDRYC4 desarrolla actuaciones de adaptación basada en los ecosistemas naturales asociados a explotaciones agrícolas de secano en áreas afectadas por el cambio climático. Estas actuaciones incorporan experiencias con abonos en verde, una práctica idónea para cultivos de seacano y que tiene gran tradición en la cuenca mediterránea, pero relegada a un segundo plano durante gran parte del siglo pasado.

¿En que consiste el abonado en verde? abonar en verde consiste en plantas en rotación, sucesión y asociación con cultivos comerciales, especies como las leguminosas, las gramíneas, las crucíferas o las cariofiláceas. Esto permite recuperar, aportar y mejorar las condiciones biológicas, físicas y nutricionales del suelo. Es una práctica con múltiples beneficios ecosistémicos, económicos y de gestión para los agricultores ya que aumenta en el suelo el contenido de materia orgnánica y nutrientes (especialmente el nitrógeno por la fijación biológica que llevan a cabo las leguminosas), aumenta la biodiversidad, mantiene elevadas tasas de infiltración de agua por el efecto combinado del sistema redicular y de la cobertura vegetal, disminuye la evaporación de agua del suelo, protege contra la erosión superficial, disminuye la lixiviación de nutrientes, mejora la estructura del suelo, evita el desarrollo de malezas, minimiza el ataque de plagas y enfermedades específica y, además, es económica y de fácil implementación por parte de los agricultores.


                       dsc0840-300x200                     accion_c3_abonado_verde_01-300x200 

En las parcelas experimentales del proyecto AMDRYC4 localizadas en Corvera (Murcia) y en Cogalte (Lorca-Velez Rubio), ya se están incorporando abonos en verde para evaluar y cuantificar objetivamente los beneficios ecosistémicos y ecológicos que esta práctica tiene sobre el cultivo agrícola de secano, en general, y sobre las propiedades físico-químicas del suelo,en particular. La parcela experimental de Corvera está destinada a cultivo de secano en concreto de almendro, olivo y algarrobo, mientas que la parcela de Nogalte está destinada al cultivo de almendro. El abonado en verde se ha realizado con semilla de avena en Corvera y con cebada, yeros y vezas en Nogalte, y se han aplicado en bandas entre las calles de plantación de los cultivos. Siguiendo la práctica tradicional, los abonos en verde se plantaron en otoño del pasado año, aprovechando la época de lluvias, y se han incorporado al suelo en junio, antes de la fructificación, para evitar que los nutrientes de las plantas se destinen a las semillas. Durante el período de plantación, la cubierta vegetal de los cultivos ha servido para proteger el suelo, controlar la erosión y evitar la proliferación de malezas. El contenido de materia orgánica y de nutrientes del suelo se ha medido anes de la plantación y se volverá a medir el año que viene. Entre otros resultados, se espera observar un incremento en el contenido de materia orgánica y nutrientes del suelo y una mejora en sus propiedades físicas.

Las experiencias realizadas en Corvera y Nogalte, en el marco del proyecto LIFE AMDRYC4 servirá de base para evaluar de manera objetiva los beneficios ecosistémicos, ecológicos y también económicos que la práctica generalizada del abonado en verde supondría sobre la agricultura de secano de la cuenca mediterránea.

Fuente:  http://lifeamdryc4.eu
 
 
El CITA pone en funcionamiento un Banco de Semillas en Teruel PDF Imprimir E-mail
El Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) ha puesto en funcionamiento un Banco de Semillas en el Centro de Innovación en Bioeconomía Rural (CIBR) de Teruel, gestionado por el CITA. Su puesta en marcha se ha realizado en el marco del proyecto HortalizaTE, financiado conel Fondo de Inversiones de Teruel (FITE) del Gobierno de Aragón y coordinado por Cristina Mallor, investigadora de la Unidad de Hortofruticultura y responsable del banco de Germoplasma Hortícola del CITA.

Teruel, por la dispersión de sus núcleos rurales y su diversidd agroclimática ha consitutido una gran fuente de biodiversidad hortícola.Parte de esta variabilidad se encuentra conservada, en forma de semillas, en el Banco de germoplasma Hortícola de Zaragoza ubicado en el CITA (BGHZ-CITA). La promoción de estos cultivares locales tradicionales, constituye uno de los objetivos del proyecto HortalizaTE.

El banco se ha creado a aprtir de las emillas conservadas en el citado Banco de Germoplasma Hortícola del CITA en Zaragoza, con 40 variedades locales pertenecientes a 12 cultivos (acelga, borraja, col, pimiento, garbanzo, melón, calabaza, calabacín, zanahoria, perejil, tomate y maíz) procedentes de 19 localidades turolenses (Alcañiz, Alcorisa, Allueva, Beceite, Berge, Calaceite, Cantavieja, Cucalón, Escucha, Gea de Albarracín, Híjar, La Cerollera, La Codoñera, La Iglesuela del Cid, La Portellada, Más de las Matas, Mora de Rubielos, Olba y Valbona).

Este banco de semillas pretende dar servicio a aquellos hortelanos turolenses que quieran recuperar el cultivo de las variedades tradicionales de Teruel. Las variedades disponibles se puedenconsultar en la página web del CITA  www.cita-aragon.es/

Con el fin de mejorar la información asociada a las variedades, a los hortelanos se les solicita que, tras su cultivo, indiquen al CITA su experiencia según se hayan comportado las variedades. 

Los hortelanos que quieran colaborar con el banco cediendo sus semillas también podrán hacerlo.

Fuente: CITA
 
« InicioPrev1234567PróximoFin »

Página 1 de 7




Aviso legal
Campus Universitario de Rabanales Edif. Celestino Mutis * Ctra. Madrid-Cádiz Km 396 * 14014 Córdoba * Tel / Fax 957 218 501